logo

“La reutilización de residuos electrónicos genera cinco veces más puestos de trabajo que su reciclaje”

Michal Len nos habla de reutilización en esta entrevista

Michal Len es director de la asociación europea RREUSE, que representa a empresas sociales activas en la reutilización, reparación y reciclaje, y que instan a la UE y los gobiernos nacionales a promover el reciclado justo y la gestión de residuos dando prioridad a los productos de segunda mano.

Su experiencia se ha desarrollado en los mecanismos de política destinados a apoyar el papel de la empresa social en una economía circular, especialmente en el campo de la reutilización y reparación. Anteriormente, Michal ocupó cargos como gerente de proyectos para el Grupo Greens / EFA en el Parlamento Europeo, así como distintos puestos relacionados con la gestión ambiental en el sector privado. Tiene un Máster en Política y Regulación Ambiental por la London School of Economics.

Del 6 al 8 de noviembre tendrá lugar en Pamplona la 3ª Conferencia Internacional sobre el Papel de las Empresas Sociales y Solidarias en la Economía Circular, organizada por RREUSE y la Asociación Española de Economía Social y Solidaria (AERESS), la entidad anfitriona de este año. Aprovechamos la cercanía en el tiempo de este evento para entrevistar Michal Len y hablar sobre residuos, reciclaje, reutilización, reparación o diseño ecológico.

Obsolescencia programada, moda rápida, aumento del consumo de envases de un solo uso… En una economía que continúa favoreciendo el consumo ¿Hay lugar para la reparación y la reutilización?

La ONU estima que para 2050 necesitaremos el equivalente a tres planetas para proporcionar los recursos naturales necesarios para mantener el estilo de vida actual. Ampliar la vida útil de los productos mediante su reutilización y reparación es una necesidad si Europa quiere realmente avanzar hacia una economía circular con bajas emisiones de carbono. Según la Oficina Europea de Medio Ambiente, la prolongación en un solo año de la vida útil media de los teléfonos móviles en la UE, que ronda los tres años, podría ahorrar dos millones de toneladas de emisiones de CO2.

Aunque los cambios en los modelos empresariales deben acelerarse debido a estas presiones, la compra de productos de segunda mano es una tendencia al alza, de hecho, uno de cada tres ciudadanos de la UE ya lo está haciendo. Se necesitan esfuerzos para ampliar el camino hacia la circularidad y el residuo cero, respaldados por políticas públicas que apoyen aún más la reutilización y la reparación.

¿Por qué la reutilización no está tan presente en el debate público como el reciclaje?

Históricamente, los objetivos de la política de residuos de la UE se han centrado en impulsar el reciclado, priorizando importantes inversiones en infraestructuras. Obligados a cumplir los objetivos legales, los actores clave en la cadena de gestión de residuos, incluidas las autoridades públicas, el sector privado, los sistemas de producción, etc., han promovido la creación de instalaciones para reciclar los residuos que producimos, en lugar de animarnos a pensar en su reutilización.

También hay otros factores que hay que tener en cuenta, como los factores económicos mundiales que impulsan recursos clave, como los metales, el interés y la inversión de la industria del reciclaje, en muchos casos a expensas de la reutilización y la preparación para la reutilización.

Pero sentimos que los tiempos están cambiando. Dado que la economía circular se ha convertido en una prioridad clave para la Unión Europea, la idea de apoyar la reutilización es un elemento clave de esa visión, lo que favorece que la legislación avance en esta dirección. Por ejemplo, la Directiva marco actualizada de la UE sobre residuos incluye ahora la obligación de que los Estados miembros informen sobre las actividades de reutilización y preparación para la reutilización, con la posibilidad de que se establezcan objetivos cuantitativos para finales de 2023. Los Estados miembros empiezan a dejar de tratar el apoyo a la reutilización y la preparación para la reutilización como algo secundario.

¿A qué retos se enfrenta el sector de la reutilización?

Si bien el sector de la reutilización está creciendo, con una gama cada vez más amplia de operadores de reutilización activos, existen una serie de retos comunes relacionados con la economía, el diseño de los productos, el comportamiento de los consumidores y la política.

Sigue sin haber gran diferencia de precio entre los productos nuevos y los de segunda mano, aunque este último pueda ser de mejor calidad e incluso más duradero. Lamentablemente, muchas de las externalidades ambientales y sociales asociadas a la producción de nuevos bienes de consumo todavía no se tiene en cuenta en el precio de compra. Esto no solo anima a consumir productos nuevos a un precio cada vez más bajo, sino que también anima a los ciudadanos a sustituirlos en lugar de repararlos.

La evidencia muestra que la vida media de los productos está disminuyendo debido, entre otras cosas, a la menor calidad del diseño de los productos y al comportamiento de los consumidores. Un estudio reciente de Francia indica que la vida media de una lavadora ha disminuido de diez a siete años en un período de ocho años. Un estudio realizado en Alemania mostró que la proporción de grandes electrodomésticos que necesitaban ser sustituidos por un defecto en los cinco primeros años aumentó del 3,5% al 8% en un período de diez años.

También existen diferencias en toda Europa en cuanto a la disposición del consumidor a comprar productos de segunda mano. Las razones son numerosas y van desde las geográficas a las culturales. Estas diferencias también se aplican al tipo de producto de segunda mano que se ofrece, ya que los textiles y los teléfonos móviles tienden a ser algunas de las categorías más populares. Aunque abordar el cambio de comportamiento en el consumo sigue siendo un reto clave, los miembros de RREUSE están haciendo esfuerzos significativos para fomentar una mayor concienciación pública y animar a los ciudadanos a pensar primero en productos de segunda mano. Y los consumidores son cada vez más conscientes de la forma en que compran bienes y servicios.

Por último, en lo que se refiere a la legislación, es evidente que históricamente la reutilización y la preparación para la reutilización no han recibido la misma atención que el reciclado. Aunque esto está cambiando lentamente como resultado del Paquete de Economía Circular de la Comisión de la UE, todavía carecemos de impulsos legales sólidos para apoyar al sector, por ejemplo en forma de objetivos cuantitativos. Pero seguimos trabajando en ello.

¿Qué países destacaría por fomentar la reutilización y qué medidas han adoptado?

Sin posiciones políticas que guíen la reutilización a nivel de la UE, el apoyo a nivel local, regional o nacional ha crecido de forma orgánica. Muchos aún no han hecho nada concreto para apoyar al sector, a pesar de la obligación de crear y aplicar programas de prevención de residuos en los que la reutilización debería ser un componente central. Tenemos un mosaico bastante fragmentado de buenos ejemplos que existen hoy en día. Curiosamente, como la reutilización puede ser un motor clave para el cambio social, la mayoría de los objetivos y disposiciones legales que apoyan la reutilización apoyan conjuntamente la creación de oportunidades de empleo, especialmente el empleo social.

La región belga de Flandes es conocida por su densa red de empresas sociales activas en el sector de la reutilización, conocida como Kringwinkels. En la actualidad, unos 30 centros de reutilización recogen alrededor de 80.000 toneladas de productos al año, reutilizando alrededor de 35.000 toneladas a través de una red de 147 tiendas. Esta actividad permite que el sector de la reutilización de empresas sociales en Flandes genere 5.659 puestos de trabajo, la mayor parte de los cuales emplean a personas con dificultades de inclusión en el mercado laboral. El éxito de los Kringwinkels se ha debido en parte al establecimiento de objetivos de reutilización por parte de la región, que establece la obligación de reutilizar 7 kg de productos por habitante para 2022. Estas metas permiten crear nuevas asociaciones entre el sector de la reutilización, las autoridades locales y los agentes privados.

A nivel nacional, tanto España como Francia han tomado medidas para apoyar la preparación para la reutilización mediante objetivos cuantitativos. España estableció un objetivo nacional como parte de su Plan Marco Nacional de Gestión de Residuos (2016-2022). El objetivo de este marco es alcanzar el 50% de preparación para la reutilización y el reciclado antes de 2020, de los cuales el 2% vendrá de productos textiles, muebles y otros flujos de residuos. Este objetivo complementa el que se viene aplicando desde 2015 a través del Real Decreto de RAEE, en el que se requiere que el 3% de los grandes electrodomésticos y el 4% de los equipos informáticos estén preparados para su reutilización a partir de 2018.

En Francia, como parte de los requisitos de la responsabilidad ampliada del fabricante de muebles, también se han establecido objetivos específicos de preparación para la reutilización.

A pesar de que los RAEE tienen un importante potencial de valorización a través de la preparación para la reutilización, ¿cuáles han sido los resultados hasta la fecha?

La preparación para la reutilización de los RAEE tiene un potencial significativo, dado el volumen de residuos electrónicos producidos, lo que favorecería la creación de una cantidad significativa de empleos verdes locales. Desgraciadamente, el marco jurídico sigue siendo insuficiente para llevarnos hasta allí. El énfasis histórico en el apoyo al reciclado ha establecido una situación en la que los sistemas de recogida y logística de RAEE no preservan el potencial de reutilización, como ocurre con otros flujos de residuos.

De cara a este año, los resultados preliminares de una investigación alemana indican que entre el 13% y el 16% de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que se depositan en los centros de recogida de residuos domésticos se encuentran en excelentes condiciones de funcionamiento y pueden ser fácilmente reutilizados. El estudio confirma la opinión de RREUSE de que las mejoras en las prácticas de recogida, almacenamiento y tratamiento de residuos que previenen los daños a los artículos desechados, podrían aumentar hasta un 29% la ratio de reutilización. El estudio también señala que el almacenamiento a prueba de intemperie de los RAEE en los puntos de recogida podría haber evitado hasta un 86% de los daños sufridos por los elementos estudiados.

Como ejemplo de la escala de lo que se está consiguiendo, Envie, miembro de RREUSE, compuesto por 50 empresas sociales, recoge alrededor de 200.000 toneladas de RAEE al año en Francia, empleando a 3.000 trabajadores a través de esta actividad. En 2017 Envie renovó 107.000 electrodomésticos, equivalentes a 5.000 toneladas de residuos evitados. Envie estima que se podría preparar mucho más para la reutilización en las condiciones legales adecuadas, concretamente mediante el establecimiento de objetivos separados de preparación para la reutilización de los RAEE. Existen oportunidades reales para prolongar la vida útil de los productos y crear puestos de trabajo a través de esta actividad.

¿Qué otros residuos se están destinando para su reutilización efectiva? ¿Cómo se justifica esta trazabilidad?

Los estudios indican que al menos un tercio de los productos que estamos desechando hoy en día todavía tienen potencial de reutilización. La mayoría de los miembros de RREUSE trabajan con productos electrónicos, textiles y muebles, pero también con libros y discos, ladrillos, juguetes, bicicletas y materiales de construcción. Sin embargo, una vez más, desde el punto de vista de la demanda hay una serie de factores que determinan lo que la gente desea comprar.

Existe una diferencia entre lo que se puede reutilizar y lo que se puede revender dependiendo del mercado y de los productos con los que trabajan los operadores. El upcycling puede ser una forma creativa de dar una nueva vida a productos de baja demanda, al tiempo que genera nuevos puestos de trabajo y cualificaciones y anima a los ciudadanos a comprar productos de segunda mano o con un alto contenido de reutilización.

¿Cómo pueden los talleres de reparación competir en precio cuando ciertos productos nuevos son más baratos que la reparación de los antiguos?

El sector de la reparación independiente se ve cada vez más presionado para ser económicamente viable, especialmente en el campo de los aparatos electrónicos. Los factores incluyen la falta de acceso a las piezas de repuesto, la falta de acceso a los manuales de reparación y servicio y las dificultades para poder desmontar un aparato de forma no destructiva.

Pero la UE está escuchando y tratando de ayudar. A principios de este año se establecieron nuevas normas de diseño ecológico que regulan la reparabilidad de lavadoras, lavavajillas y frigoríficos. Parece que Europa se está tomando cada vez más en serio la cuestión de la eficiencia de los recursos en el diseño de productos, más allá de su enfoque histórico en el consumo de energía.

Cuanto más rápido se pueda desmontar y reparar un producto, más barato resultará, especialmente si se tiene en cuenta que la mano de obra representa una parte significativa del coste total de la reparación. Por lo tanto, las normas de diseño ecológico pueden ser una herramienta importante para hacer avanzar la reparación, y más aún si se adaptan a una gama más amplia de productos como los muebles y los textiles.

Además del diseño del producto, algunos países y regiones están llevando a cabo otras iniciativas importantes para ayudar a abaratar las reparaciones. Suecia introdujo un tipo reducido de IVA para los servicios de reparación de electrodomésticos. La ciudad austriaca de Graz ofrece a los ciudadanos un reembolso de hasta 100 euros por las reparaciones de los electrodomésticos que acumulen durante el año. Al igual que en el caso de la reutilización, el marco jurídico para las reparaciones más baratas está fragmentado, aunque se están tomando medidas convincentes en toda Europa.

¿Existe suficiente regulación para controlar la fabricación de productos realmente sostenibles y fáciles de reparar?

No. Se puede y se debe hacer mucho más pero el panorama político está cambiando lentamente. En RREUSE hemos publicado un documento en el que damos ideas para que la reutilización y las reparaciones sean más baratas a escala de la UE. En general, la introducción del concepto de economía circular está impulsando la conversación sobre el apoyo a la reutilización y la reparación. RREUSE es también un firme partidario de la Campaña por el Derecho a Reparar lanzada recientemente en Europa.

Uno de los atractivos de la reutilización es la generación de empleo. ¿Qué tipo de trabajos están asociados con la reutilización? ¿Existen estadísticas reales sobre su impacto?

RREUSE representa a empresas sociales activas en la reutilización y reparación. Dado que la reutilización y la reparación tienden a ser intensivas en mano de obra, así como los trabajos difíciles de deslocalizar, las cualificaciones y actividades se prestan bien a la formación y al desarrollo de cualificaciones. Es por ello que muchas de las organizaciones de nuestra red más amplia funcionan como Empresas Sociales de Integración Laboral (WISE). Hay muchas habilidades que pueden ser transferibles.

Lo que está claro es que hay más trabajos de reutilización y reparación para una cantidad determinada de material que para reciclar la misma cantidad. Por ejemplo, nuestro miembro Envie calculó que se pueden crear al menos cinco veces más puestos de trabajo en la recogida y renovación de RAEE que en la recogida y reciclaje de una cantidad equivalente. Otros estudios muestran que esta magnitud puede ser aún mayor. Sin embargo, sería bueno apoyar la realización de más estudios externos sobre los beneficios del sector de la reutilización en términos de creación de empleo, ya que, al igual que en el caso de la política, se ha hecho hincapié en el reciclado.

Desde una perspectiva medioambiental se han realizado esfuerzos para intentar cuantificar el impacto positivo de la prolongación de la vida útil del producto. Internamente, los miembros de RREUSE recogen anualmente un millón de toneladas de bienes y materiales de desecho, de los cuales un tercio se reutiliza. Esto incluye los muebles, los textiles y la electrónica. Estas actividades impiden que 1,3 millones de toneladas de CO2 lleguen a la atmósfera, lo que equivale a preservar 175 millones de árboles y eliminar 600.000 automóviles de la circulación cada año. Una forma de poder cumplir los objetivos en materia de cambio climático sería aumentar significativamente el apoyo a la reutilización.

¿Cuáles son los principales instrumentos normativos para el desarrollo de la reutilización?

Más allá de los objetivos cuantitativos para la reutilización y la preparación para las actividades de reutilización que ya se han mencionado, la mejora de la demanda de bienes reutilizados a través de incentivos de precios mediante la reducción o el 0% de IVA sobre los bienes de segunda mano sería un gran paso adelante. Algunos países, como los Países Bajos, todavía cobran el IVA completo sobre los bienes de segunda mano a pesar de que ya se hayan pagado una vez. Algunos miembros de RREUSE se benefician de tipos reducidos de IVA, pero no porque sean operadores de segunda mano, sino porque contribuyen al bienestar social a través de la integración y la formación de trabajadores alejados del mercado laboral. La diferenciación de los tipos de IVA según la jerarquía de residuos de la UE sería un gran paso adelante y RREUSE está siguiendo activamente la evolución de las propuestas de actualización de la Directiva sobre el IVA de la UE.

España ha sido pionera en la inclusión de objetivos de reutilización en su legislación sobre residuos electrónicos (2% para los grandes electrodomésticos y 3% para los equipos informáticos y de telecomunicaciones). ¿Le parece suficiente?

España, que fijó el primer objetivo de preparación para la reutilización en Europa, envió una gran señal a otros países y a la UE de qué se puede hacer. Estamos muy satisfechos con los esfuerzos realizados para que este objetivo se fije a escala nacional. Aunque los porcentajes pueden parecer bajos, es un primer paso y equivale a una gran cantidad de material, lo que sin duda puede apoyar miles de puestos de trabajo. A partir de estimaciones internas, RREUSE calculó que la preparación del 1% de los residuos municipales para su reutilización podría crear 200.000 puestos de trabajo en toda la UE. De hecho, el fuerte potencial de creación de empleo en España fue uno de los factores más importantes para apoyar el establecimiento de este objetivo a nivel español.

RREUSE ha estado presionando para que se establezcan objetivos de reutilización por separado a nivel de la UE. Cuando no hay objetivos establecidos, puede resultar muy difícil para el operador de la preparación o reutilización mantener el diálogo con los responsables de la gestión de los flujos de RAEE, aunque la preparación para la reutilización conlleva importantes beneficios socioeconómicos y medioambientales. Todo se trata de asociaciones.

¿Cree usted que el fin de la condición de residuo puede tener un impacto en la preparación para la reutilización? ¿Hasta qué punto puede cuestionar el principio de la jerarquía de la gestión de residuos?

Cuando se trabaja en la preparación para la reutilización, se manipulan mercancías clasificadas legalmente como residuos. Las normas relativas a la eliminación de los residuos deben ser sencillas y eficaces, garantizando que los productos son seguros y adecuados para su uso.

Más allá del fin de la condición de residuo, la jerarquía de residuos de la UE es muy clara, pero históricamente ha faltado claridad sobre cómo apoyar la preparación para la reutilización fuera del reciclado. Sin embargo, en la Directiva marco actualizada de la UE sobre residuos existe ahora la obligación a nivel nacional de informar sobre las estadísticas de preparación para la reutilización de forma separada a las del reciclado. Esto enviará una señal a las autoridades locales y a los Estados miembros sobre la necesidad de empezar a tomar más en serio el apoyo a la preparación para la reutilización si no lo están haciendo ya. Más allá de la presentación de informes por separado, la Comisión tendrá que evaluar el establecimiento de objetivos cuantitativos diferenciados en el espacio europeo.

¿Cree que la nueva Comisión será más sensible a la reutilización? ¿Cuáles son sus exigencias a la UE?

Creo firmemente que sí. El desarrollo de la economía circular sigue siendo una prioridad para la Comisión bajo el liderazgo de la Sra. Ursula Von der Leyen y debería constituir un componente clave del New Green Deal de la Comisión. Entendemos que habrá un Plan de Acción de la Economía Circular actualizado que puede incluir enfoques sectoriales para regular productos como los textiles y abordar los impactos asociados con la moda rápida. También se estudiará lo que se puede hacer en términos de reutilización de los materiales de construcción y demolición. El apoyo a la inclusión social y la aplicación del pilar europeo de los derechos sociales me indica claramente que RREUSE y sus miembros desempeñarán un papel siempre importante en el apoyo a una transición circular e inclusiva. Nuestras demandas generales son simples: Impulsar la reutilización de productos no deseados, hacer que la reparación sea más fácil y barata y apoyar el desarrollo de la empresa social en la economía circular

Para obtener más información sobre las posiciones políticas individuales, os recomiendo consultar nuestro sitio web.

Publicado por

Laboratorio de ideas sobre residuos

Debate de ideas para el sector de la gestión de residuos

Un comentario en ““La reutilización de residuos electrónicos genera cinco veces más puestos de trabajo que su reciclaje””

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *